Está pasando

Mallorca y sus 10 Estrellas Michelin

21/08/2022

Producto local, cocina sencilla y muy sabrosa. Este es el mantra de la gastronomía mallorquina, que en 2022 ha sido reconocida por la Guía Michelin con diez estrellas.

Hasta 2022, solo dos restaurantes de Baleares habían sido distinguidos con dos estrellas Michelin: el ya desaparecido Tristán de Gerhard Schwaiger, y el antiguo Zaranda de Fernando Pérez Arellano.

Ahora ha llegado el tercero: el Voro, del joven chef Álvaro Salazar, en Cap Vermell. Su cocina “libre y sin ataduras” rinde homenaje “a la inmensa riqueza gastronómica” de Mallorca.

Sin salir de Capdepera, en el restaurante de Andreu Genestra, rodeado de viñedos y de olivares, el chef propone “un paseo por los auténticos sabores mallorquines”, que son degustados en una íntima y acogedora sala del siglo XV.

Todavía en la zona norte de la isla, en el Maca de Castro de Alcudia, con productos cogidos de su propia huerta, Maca crea platos “a partir de lo más sencillo, con pocos elementos que evocan recuerdos”. Como una patata cortada muy fina como si fuese una rosa, con un jugo de porcella con sobrasada y hierba luisa en el centro del plato. Maca de Castro ha sido galardonada además con una Estrella Verde en reconocimiento a su gastronomía sostenible.

En la carretera que une Deià con Sóller, en el corazón de la Serra de Tramuntana, el restaurante Béns d’Avall lleva más de 50 años rindiendo culto a la excelencia. Su filosofía de trabajo gira en torno a la permacultura, técnica basada en un respeto máximo a la variedad de productos que brinda la naturaleza, con platos como la espinagada o la bullabesa familiar de marisco.

En el prestigioso hotel St Regis Mardavall, el chef canario Miguel Navarro, que empezó en la cocina con 16 años, diseña en Es Fum un menú degustación basado en la cocina de producto, aplicando técnicas modernas canarias y baleares, con platos como su rape asado con apio tostado y su emulsión de tom kha, o con su yema de huevo con coliflor y caviar.

Palma es el lugar donde se concentran más restaurantes con estrella. Marc Fosh se convirtió en el primer chef inglés en recibir una estrella Michelin en España. Desde el Hotel Convent de la Missió, en un edificio del siglo XVII, condensa “la esencia de los ingredientes de Mallorca en cada plato con una filosofía basada en la calidad de la materia prima, en la simplicidad y la elegancia”.

De Marc Fosh aprendió Adrián Quetglas, que abrió en 2015 su restaurante en el céntrico Paseo Mallorca, a pocos minutos andando de Rialto Living. Adrián ha viajado por medio mundo aprendiendo de cada rinconcito,  buscando “contrastes y toques diferenciados” con productos como la gamba roja de Sóller.

En pleno casco antiguo, Santi Taura y Fernando Pérez Arellano han conseguidos sus ansiados reconocimientos. En el Hotel El Llorenç, Santi Taura condensa todo lo que aprendió en Lloseta, su pueblo natal, con una cocina tradicional con productos locales.

A escasos metros, en el Hotel Es Príncep, Fernando Pérez Arellano ha reabierto su restaurante Zaranda, con el que en menos de tres meses ha conseguido la prestigiosa Estrella gracias a platos icónicos como el huevo negro, el ánfora de pulpo, el caviar de sepia o la ostra majórica.

Noticias anteriores

Más