Galería de arte

19/09/2019

Aprendí a nadar con un corcho rosa. Y después, después ya nos convertimos en anfibios. Tan sólo salíamos del agua para comer. He pasado el verano ensuciando camisetas de publicidad, y haciendo travesuras por los solares y corriendo por las terrazas. También he sido socio del “Club Super3” y tenía “Diverpunts”. Soy un melón, unos macarrones, rodilleras, cabañas, castillos de arena y olor a crema solar. Soy un chapuzón, un frigopie, abuelas, xifons, coco-lemon-beer y una partida al Mario Bros. Y ahora, ahora soy el cangrejo más feliz de la roca, y tengo el corazón de alga ya que nos conocimos en el mar.

Exposiciones anteriores

Más

Te gustaría exponer con nosotros?