Galería de arte

19/10/2017

En la actual era de la información resulta difícil obviar cómo nuestra abusiva huella ecológica amenaza la salud de la Tierra.
 
Nos hemos convertido en el auténtico enemigo de lo único que puede asegurar y nutrir nuestro propio bienestar: el alimento.
 
Vivimos ante la encrucijada de definirnos como los salvadores o los saqueadores del único refugio que poseemos: nuestro planeta.
 
Estos bodegones no son "naturalezas muertas", todo lo contrario, ellas aguardan expectantes el momento de poder saltar de su lienzo y apelar a nuestra más profunda humanidad, antes de tener que verse obligadas a abandonar la escena. 
 
Después de todo, la naturaleza no nos debe nada. Ni tiene motivos para seguir velando por nuestro porvenir, aún a pesar de necesitarla nosotros en toda su esencia, y en cuanto dependemos de ella.

Exposiciones anteriores

Más

Te gustaría exponer con nosotros?